San Francisco de Asís   Leave a comment

Es comúnmente sabido que San Francisco de Asís era amante tanto de la creación como de su Creador, su rol como iniciador del medioambientalismo es sorprendentemente ignorado en el epítome biográfico de su vida, la cual se centra principalmente en su viaje profundo de fe.

    Decretado como el santo patrón del medioambiente/ecología y de los animales, los últimos años de la vida de San Francisco de Asís no sólo fueron un intachable modelo de devoción religiosa, sino un ejemplar dechado de una harmoniosa existencia en la Tierra. Él era amigo del hombre y de la bestia, admirador del sol y la naturaleza y un pacifista en todo el sentido de la palabra.

    San Francisco de Asís no estaba simplemente en paz con los hombres, él estaba en paz con todos los seres vivientes, con toda la hermosura que sus ojos podían contemplar. Él escribió himnos de alabanza para su Dios por las creaciones por las que se sentía tan bendecido de contemplar, y escribió poemas para su “Hermano Sol” y su “Hermana Luna”, hasta alabando repetidamente a su “Hermana Muerte” sobre el lecho de muerte de su cama. Tanto se sintió unido a la creación que consideró al sol como su hermano, la luna, su hermana y todos los hombres sus hermanos.

    San Francisco de Asís se sintió obligado a llegar a aquellos sin voz (los no escuchados), los rechazados y los necesitados. Él cobijaba y ayudaba a los leprosos, quienes, en aquel tiempo, eran marginados por la sociedad, la condición de su piel les producía terror. Él visitaba hospitales y cuidaba de los enfermos. Enviaba comida a los ladrones. Daba la bienvenida, amistaba o apoyaba las mujeres y les reconocía sus habilidades y su inteligencia, un concepto extraño en aquel tiempo.

    Y aún más, su devoción no sólo yacía con los seres humanos. Él estaba profundamente comprometido con el bienestar del medioambiente y de toda la creación, a manera de un iniciante pionero nunca antes visto. Él vivía con animales y se regocijaba en la naturaleza. San Francisco de Asís predicaba a los pájaros para recordarles alabar a su Creador por las bendiciones obtenidas. Amansó un lobo salvaje y lo convirtió en una de sus muchas mascotas. Además Asís comprendió el predicamento de la naturaleza y el ciclo de la vida, si bien a veces brutal. Sin embargo, Francisco de Asís sentía que su Creador no crearía la maldad, por esta razón, todo a su alrededor era bueno y por lo tanto debería ser tratado con cortesía, amabilidad y generosidad, desde el gusano al cordero, la cigarra al lobo. Quizás era porque los animales reconocían su sinceridad genuina para con ellos que también se sentían tan atraídos hacia él.

    En términos simples, San Francisco de Asís era un aliado sincero para todos a su alrededor. Del hombre a la bestia, de los árboles a las piedras, del sol a la luna y al cambio de las estaciones, Asís era su alma gemela. Él no emitía juicios sobre la humanidad por su trato con el medioambiente, así se trate de animales o alimentos, árboles para refugio, etc. En cambio, San Francisco de Asís simplemente recomendaba encarecidamente a la humanidad mostrar respeto, humildad y amor hacia los demás miembros seres vivos del planeta y sus alrededores, y de igual manera, él esperaba lo mismo de la Creación. San Francisco sentía que al dar la bienvenida y regocijarse en las maravillas a su alrededor, la humanidad podría se atraída de forma natural, a llevar a cabo acciones de amor y respeto en vez de furia y dominación.

    San Francisco de Asís hablaba con el universo. Le habló a su hermano “Fuego”, a su hermana “Luna”, la complejidad del espacio y las bestias de la Tierra. Y aunque él vivía en un paraíso espiritual, Asís era enteramente humano. No realizó ningún intento por divinizarse a sí mismo. No esperó recompensa alguna por su vida de servicio. Simplemente vivió para servir y amar en armonía.

    Y así, su historia es mucho más profunda considerando los sacrificios que voluntariamente realizó y el estilo de vida que corrigió para alcanzar éste estado único, valga la redundancia, de unidad con la Creación. Conocido también como Francisco Bernardone o Il Poverello (El Pobrecillo), San Francisco de Asís nació con el nombre de Giovanni di Bernardone, llamado así por su madre en consideración de Juan El Bautista el 4 de octubre de 1181 en Umbría, Italia. Hijo de un comerciante rico. Su padre le cambió el nombre por el de Francisco porque él alegaba que no deseaba que su hijo tuviera el nombre de un santo. A pesar de ser bendecido con popularidad y riquezas, Francisco tuvo una tumultuosa juventud, con periodos ambos tanto de pandillero como de soldado y era considerado como uno de los líderes de la juventud disidente del pueblo de Asís. Mientras fue hecho prisionero después de una batalla, Francisco tuvo una experiencia espiritual que alteraría su vida la cual lo llevó a un cambio de corazón y de vida.

    Después de su liberación, Francisco renunció a todas sus posesiones materiales, que habiendo venido de una familia muy rica, significaba un gran sacrificio. Desde entonces, su misión fue la de seguir su fé, y él reconoció que para lograrlo, tenía primero que deshacerse él mismo de los excesos, de la vanidad del ego, características que tiranizan nuestro mundo moderno como lo hicieron con Francisco.

    Vestía burdos harapos, trabajaba como albañil, y muchas veces pedía limosna como sustento para sobrevivir, mientras a su vez, predicaba paz y pureza. La familia de Francisco y sus viejos amigos tanto lo observaban con gran pesar como lo veían con gran vergüenza. Muchos incluso lo consideraban como un “fanático religioso” y lo trataban con desdén, sin comprender la profundidad de su llamado. Su padre incluso intentó ponerlo preso.

    La iglesia también lo vió como una amenaza. Él era una clase de revolucionario no convencional. Su llamado hacia la pobreza, la simplicidad y el sincero amor eran vistos como una amenaza para el status quo (estado actual) de aquellos tiempos.

    Sin embargo el trabajo de Francisco tuvo éxito.

    Para el año 1209 había atraído seguidores a lo que se consideró mas tarde la Orden Franciscana de Hermanos. En 1221, renunció a la dirección de los  Franciscanos pero su trabajo y su Orden continúan aún prosperando hasta el día de hoy.

    Hacia el final de su vida, Francisco, ya entonces un hombre de delicada salud, estaba prácticamente ciego y sumamente enfermo. En 1224, dos años antes de su muerte, él recibió los estigmas, las heridas semejantes a las de las manos y el torso de Cristo. San Francisco de Asís murió en 4 de octubre de 1226 a la edad de 44 años y fue canonizado el 16 de julio de 1228 por el Papa Gregorio IX.

    Se dice que San Francisco de Asís inspiró el Renacimiento Italiano, una de las revoluciones culturales más grandes que el mundo ha visto. Su amor profundo por la belleza de la naturaleza inspiró a los pintores italianos a traer el naturalismo de nuevo en sus trabajos. Sus valores hacia la humanidad también despertó los movimientos propios del Renacimiento hacia el Humanismo. Él fue una inspiración en su tiempo de vida, para las consecuentes eras y hasta de movimientos culturales como para los héroes modernos del día de hoy.

San Francisco de Asís acudió a su llamado rebosante de gozo y sin ningún resentimiento. Los sacrificios iniciales no fueron vistos como una carga pesada para él sino como un sendero natural hacia la comunión con la creación y el Creador. Su historia es quizás más impactante por el hecho de ser él un joven con todo a su alcance, su familia era rica, sus amigos lo veían como un valiente soldado, él era un líder natural y disfrutaba de los placeres de la Tierra. Sin embargo sacrificó todo por su fé profunda y tomó para sí mismo la responsabilidad de cuidar por toda la creación por encima de su bienestar. Al realizar esto, consiguió mucho más, una armonía profunda y encantadora con toda la creación.

San Francisco de Asís es un ejemplo heroico de sacrificio, altruismo, humildad y más que nada un recordatorio de la capacidad de lograr un estado de paz armonioso y unidad con toda la creación, o   simplemente, exudar amor.  

publicado octubre 25, 2007 por danny

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: